curso español instituto hispanico de murcia spanish courses murcia idioma curiosidades itañol italiano falsos amigos

|

En Instituto Hispánico de Murcia queremos contar un poco sobre los malentendidos en "itañol".

A veces cometer errores es lo más divertido de aprender un idioma. Se ríen, te ríes y al final aprendes la lección. 
Si da la casualidad de que tú también eres hispanohablante y has aprendido italiano en algún momento de tu vida, te habrás dado cuenta de la numerosa cantidad de false friends que hay en ambos idiomas. Si es al revés, eres italohablante y has tenido la suerte de aprender español, seguramente verás cómo varios de los ejemplos nombrados a continuación se aplican a tu experiencia también.

Y es que si hay una cosa para la que los false friends son muy útiles, es para aprender la lección de una vez por todas tras un malentendido que, a menudo, acaba en anécdota graciosa.

Aprender italiano

Aprender italiano es fácil, divertido y, sobre todo, muy gratificante. Es un idioma que luce mucho, ya que con poco que te estudies los tiempos verbales y el vocabulario, y gracias a escuchar a los demás y saber un poco de su cultura y sus expresiones, podrás hablar con un nivel intermedio-alto en tiempo récord.

Vamos, igualito que aprender alemán, que ya puedes llevar dos o tres años que las confusiones de géneros, la pronunciación y la complicada gramática no te harán sentir que “controlas” el idioma hasta pasado un tiempo y con un estudio constante a tus espaldas.
Y precisamente por eso, por ser un idioma que invita tanto a lanzarse a decir tres o cuatro parole, son muchos los que aprendemos el idioma de la bota por gusto más que por obligación, algo básico para disfrutar del aprendizaje. Y, gracias a esa espontaneidad de poder lanzarte a decir algo en otro idioma y que se entienda más o menos, tienen lugar los falsos amigos. 

Los "falsos amigos"

Algunos son ya clásicos básicos, como usar “embarazada” cuando en realidad quieres decir avergonzada, qué gracia, ¡da la casualidad de que realmente te quedas “imbarazzata” si esto te sucede! Es muy común también confundir el aceto con el aceite en la mesa, ¡no querrás poner vinagre en tu rebanada de pan! Sucede igual cuando un italiano te pide que le pases el burro refiriéndose con ello a la mantequilla, y no al tierno animal. Además, antes de ponerse a comer, habrá que poner la tovaglia en la mesa, ¡menuda locura! Pero es que con ello se referirán al mantel y no a la toalla para secarse el cuerpo. De la misma manera que si ofreces setas de temporada a tus amigos de Roma podrían pensar que hablas de seda, el tejido, y no de los deliciosos hongos con forma de sombrilla.

¡Y qué decir de las ricas gambas! En italiano gamba es pierna (de los humanos), así que a veces parece que los italianos hablan de crustáceos marinos todo el tiempo, cuando en realidad es una parte del cuerpo de lo más común. Eso sí, curiosamente en español contamos con el refrán “meter la gamba” que significa, precisamente, “meter la pata”. ¿Ves por qué es tan fácil confundirse?
El italiano es, para un hispanohablante, un golpe de aire fresco, una música para todos los gustos, un baile melódico del que todos queremos participar.

fuente: babel

Instituto Hispánico de Murcia | Spanish Courses in Spain

0
0
0
s2smodern
powered by social2s